De cara a fechas como Navidad o vacaciones estivales todos estamos fuera durante unos días y es esta época la preferida por los cacos. Te dejamos una serie de recomendaciones para que entrar a robar les resulte mucho más complicado. Podrás proteger la casa siguiendo estos pasos.

 

En primer lugar, tendréis que recurrir a una alarma. Si ya la tenéis tendréis que ver que todo funciona correctamente. Comprobad también que tanto ventanas como puertas cierran bien. Recordad que de nada sirve que las ventanas cierren bien si dejamos que se vea el interior de nuestra casa. Esto será tan sencillo de evitar como recurrir al uso de una cortina. Puedes optar, por ejemplo, por comprar estores para ello y cuanto más opacos sean, mejor.

Si vivís en un chalet o una vivienda unifamiliar quizá deberíais valorar contratar un sistema de seguridad basado en la domótica. Estos son sistemas de cerrajería automática que se programa y cumple las órdenes introducidas. Por ejemplo, que se suban las persianas a las 7 de la mañana y que se cierren a las 21 horas. Así parecerá que hay alguien en casa en todo momento. Como os podéis imaginar este es un sistema algo caro así que si no os viene bien hacer un gasto así siempre podréis dejar las persianas entreabiertas. Esto es mejor que dejarlas cerradas que sí evidenciará más que no estáis en casa.

También es recomendable tener un sistema de cerrajería blindado. Si todavía no lo tenéis no dudéis en poneroslo. Este tipo de cerraduras tienen un coste aproximado de unos 400 euros. Se caracterizan por contar con unas chapas de acero de dos milímetros de grosor en las dos caras que dan una protección extra a la vivienda.

Por supuesto, también hay que contar con otros aspectos. En ningún caso se os ocurra dejar objetos de valor a la vista como puedan ser joyas, dinero, etc. En el caso de que os vayáis más de una semana es aconsejable dejar una copia de la llave a algún vecino o familiar de confianza para que pueda abrir la casa de vez en cuando, vaciar el buzón, etc.