Tener una casa con finca es estupendo, pero tener una finca con piscina para poder disfrutarla con la familia y los amigos es todavía mejor, y si se le pusiese una cubierta para piscina te podría ayudar a poder utilizar la piscina durante todo el año, ya que si la piscina está cubierta no hay viento por lo cual el frío en invierno y en otoño es menor.

 

Además, tener la piscina en casa tiene algunas ventajas, la más importante es que con lo masificadas que están las piscinas públicas no tendrás que esperar para poder nadar con tranquilidad, ya que tal y como están las piscinas hoy en día lo más normal es que tengas que andar esquivando a otras personas que nadan más lentas que tú y entorpecen las calles, eso en tu propia piscina no te puede pasar, a menos que haya gente de tu familia nadando al mismo tiempo que tú.

 

Por lo general las personas que se hacen piscinas en sus fincas las hacen mal, si vas a hacerte una piscina en casa hay que hacerla lo suficientemente larga para que puedas hacer unos buenos largos, y no como hace todo el mundo que se hacen una piscina con la idea de jugar en el agua con los niños, que no digo que no se pueda jugar en el agua, se pueden hacer dos zonas, una con menos profundidad para poder jugar con los niños y otra más profunda para poder nadar con comodidad, además que a todos nos gusta ponernos unas gafas y bucear un poco, aunque no se pueda ver nada.

 

¿Y qué hay de las fiestas que se pueden hacer en las piscinas? He estado en unas cuantas fiestas en piscinas particulares y puedo asegurar que son un placer, el problema es que casi nadie se pone de acuerdo para bañarse, parece que va por turnos, aunque supongo que se meterán en el agua según lleguen y no a todos les apetece en el mismo momento, que cada uno se meta cuando quiera, yo personalmente disfruto de las piscinas siempre que me es posible.