«Busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo». Seguro que muchos de vosotros recordáis este slogan. Era un anuncio de detergente en el que el director general de aquella empresa (hoy diríamos CEO, que queda más resultón), mostraba las bondades de sus productos con un consejo poco común. Dejaba en manos del consumidor la última decisión de compra, una especie de estrategia de psicología inversa que tuvo un gran éxito comercial.

Y es que a los compradores nos gusta actuar como perros viejos, no dejarnos persuadir fácilmente. Por eso los comparadores de internet tienen tanto éxito, porque ofrecen la posibilidad de comparar decenas de productos o servicios para encontrar el mejor precio, como ese famoso comparador de hoteles que nos bombardea con el mismo mensaje desde hace años…

Aunque los comparadores de viajes y hoteles son los más requeridos por los internautas, actualmente tenemos webs especializadas en casi todos los sectores. Cada vez cogen más fuerza, por ejemplo, los comparadores de seguros: podemos encontrar desde seguros para telefonos hasta seguros de hogar y, por supuesto, de coche.

Es lógico que este tipo de negocio digital tenga tanto éxito. Antes de internet, para comparar seguros debíamos acudir a diversas empresas del sector o recibir la visita de varios agentes. Junto a eso, también influían las opiniones de amigos y familiares, aquello de “pues yo tengo un seguro en el que pago menos que nadie y me ofrecen más servicios que a todo el mundo”. Aunque fuera una obvia exageración, preguntabas en dicha empresa, por si acaso…

Ahora no hace falta perder el tiempo recibiendo visitas ni preguntando a amigos charlatanes: abres el ordenador, buscas un buen comparador y miras los mejores seguros para telefonos  por precio y servicio.

Según un informe de una consultora, el 16% de nuestras actividades en internet son comparar precios de productos y servicios. Con este dato no extraña nada que los comparadores sean una negocio al alza que incluye ya anuncios por televisión. Son los herederos del detergente, que nos aconsejan comparar antes de elegir. Un buen consejo que ahora es más fácil de aplicar.