¿Te gusta disfrutar de un sabroso flan vainilla como postre o en la merienda? Hacerlo en casa es muy fácil. Te voy a enseñar cómo hacerlo en tan solo tres pasos para que tengas en tu mesa un flan natural, mucho más rico que cualquiera de los que puedes comprar en el supermercado y que además no te dará ningún trabajo.
Paso 1: Los ingredientes. Hay muchas maneras de realizar un flan de este tipo. Esta receta es muy tradicional y no tiene en cuenta las calorías, por lo que no es para todos los días. Pero su sabor vale la pena. Necesitas una lata de leche evaporada, una lata de 400 gramos de leche condensada, extracto de vainilla, media docena de huevos y caramelo líquido.
.Paso 2: La mezcla. Pon el horno a precalentar a temperatura media. En un cuenco pon juntos todos los ingredientes y bate unos segundos de modo que quede bien mezclado pero no se haga demasiada espuma. Para esto, utiliza una velocidad baja de la batidora.
En una flanera a tu gusto vierte caramelo líquido hasta que cubra el fondo y a continuación vierte la mezcla muy despacio para evitar que se mezcle con el caramelo. Hay varios trucos para esto, uno de ellos es dejar que se deslice por una cuchara de silicona.
Ya listo cubre la flanera con papel de aluminio y colócala en una bandeja profunda con agua para poder cocer el flan al baño maría.
Paso 3. La cocción. En un horno convencional el flan tardará aproximadamente 50 minutos en realizarse. Lo mejor es comprobarlo pinchando con un cuchillo, si sale limpio es que ya está cocinado.
Se retira del horno y se deja enfriar sobre una rejilla. Cuando está a temperatura ambiente se desmolda utilizando una espátula de silicona y se mete en la nevera. Este va a ser el paso más complicado, ya que hay que dejar que el flan enfríe durante al menos cuatro horas, siendo preferible que lo haga toda la noche.
Es complicado porque la tentación será muy grande y cada vez que se abra la nevera y se vea ese flan, con su olor a vainilla y su caramelo resbalando por los laterales, las ganas de comerlo serán irresistibles. Te sorprenderá gratamente su gran suavidad y su delicioso sabor intenso a huevo y a vainilla.