Cuando un bebé llega a una familia, sobre todo si los padres son primerizos, se tiende a tirar la casa por la ventana cuando se trata de comprar cosas para el retoño. “Para mi hijo, lo mejor”. Luego, con el paso del tiempo, esa frase va evolucionando: “para mi hijo lo mejor, pero que no nos arruinemos por el camino”.

Efectivamente, la ropa para niños pequeños es una fuente importante de gasto para las familias. Aunque al principio los padres suelen recibir bastante ropa de amigos y familiares los gastos siguen siendo considerables. ¿Qué podemos hacer para que nuestros hijos “lleven lo mejor” pero “sin arruinarse”?

Un ejemplo: necesitas comprar zapatos nauticos para niña. ¿Qué debemos tener en cuenta? Para empezar, la calidad del producto que, como sabemos, suele llevar aparejada un precio superior. Comprar zapatos de dudosa calidad puede repercutir negativamente en el crecimiento y la evolución del niño. También debemos tener en cuenta cuánto tiempo va usar ese producto, porque los niños crecen muy rápido, ya te habrás enterado.

Así mismo, también hay que tener en cuenta las preferencias personales del niño, si es que las tiene ya. Algunos padres compran ropa pensando en que la van a poner ellos, y no debe ser así. En cuanto el niño tenga una cierta preferencia hay que tenerla en cuenta, siempre y cuando no elija lo más caro cada vez que le pedimos opinión… Entonces, mejor lo elegimos nosotros.

Otro aspecto que no debe pasar desapercibido es la comodidad. Es fundamental que un niño esté cómodo con la ropa porque sienten la necesidad de moverse constantemente. En el caso de los zapatos nauticos para niña, por ejemplo, debemos tener en cuenta el precio, el estilo y la calidad, pero también intentar probar para ver si la niña se siente cómoda con el producto. Que no os pase como un caso que conozco: una niña lloró sin para dentro de una tienda porque quería unos zapatos. Tanto le gustaban que se los llevó puestos. Ya fuera de la tienda, al doblar la esquina de la calle dijo: “Papá, quítame estos zapatos que me hacen daño”.