Hacer el camino de santiago es un viaje para disfrutar de los paisajes, de la gente que te encuentres por el camino y de la soledad si es que la encuentras, ya que el camino por norma general está bastante lleno de gente de toda clase de nacionalidades diferentes. La parte espiritual del camino ha sido desbancada por hacer un viaje divertido en el que pasar unos cuantos días con los amigos.
Por poder, puedes hacer el camino como más te guste, por lo general la mayoría de la gente se decide por hacerlo andando que es la forma más usual de realizarlo, el único inconveniente aparte del cansancio es qué hacer para no tener que cargar constantemente con las mochilas, existen servicios de transporte de mochilas que te ayudan a transportar tu mochila al siguiente albergue en el que te vas a alojar, lo que te hará el camino mucho más llevadero ya que no tendrás que cargar con una mochila cargada que te haría ir mucho más lento.
Otra forma de hacer el camino de santiago de forma sencilla es en bicicleta, de esta forma puedes avanzar de forma mucho más rápido que si fueses andando ya que puedes recorrer el recorrido de varias jornadas andando en una sola jornada, otra de las ventajas de hacer el camino de santiago en bicicleta es que no tienes que sufrir con las ampollas que se les forman en los pies a los que van andando.
Si por un casual haces el camino de santiago en solitario, cuando te des cuenta ya no estarás solo, habrás conocido a otras personas que también lo están haciendo en solitario y que se dan cuenta de que hacerlo acompañado es mucho más ameno, aunque no conozcas a las personas que te acompañan, sobre todo si vas por sitios por donde no conoces el camino, aunque por lo general está bastante bien señalizado.
Bueno, en general la gente que te encuentras durante el camino de santiago suelen ser bastante amables, aunque también puedes tener mala suerte y encontrarte con gente que no te caiga bien, todo según la suerte que tengas.