Las naves industriales son edificios que pueden servir para el almacenamiento de bienes industriales o incluso la producción de estos, incluyendo la presencia de obreros y maquinaria, así como la entrada y salida de mercancías.

Debido a sus características en particular el target de clientes al que puedes ofrecer la venta de naves industriales es bastante singular, lo ideal en este caso es hacer un dossier, es decir un conjunto de datos e información relevante sobre la misma, es una especie de historial o expediente.

En este supuesto es importante incluir cosas como las características del lugar, los beneficios, datos sobre la zona, la superficie del terreno, su estructura, fachada, fundaciones, puertos de carga e incluso puedes incluir datos de financiación, así como fotos. Debes tener una redacción acorde para atraer a los compradores.

Es importante que tengas en cuenta a quién has de ofrecer la nave. Como te había comentado, cuando se trata de venta de naves industriales, hablamos de un público particular, compuesto principalmente por empresas, si haces ofertas en redes sociales o internet debes buscar tener contactos que realmente sean potenciales compradores.

En muchos casos recomiendan el uso del telemarketing, estrategia que puede hacer más rápido el proceso de la venta, implica ir en búsqueda de compradores y no sólo ofertar el bien como alguien que espera eventualmente obtener un pez gordo.

Sin embargo, dado que es venta de naves industriales, esta estrategia no es tan sencilla, debes prepararte, hacer un guión no orientado a la venta directamente sino en captar la atención de la persona para conseguir la entrevista en donde se abordarán los aspectos para vender.

La venta de naves industriales implica tomar en cuenta aspectos como el área en que se ubica y la infraestructura con que cuenta, principalmente las referentes a las comunicaciones, así como la distancia de puertos. Se toma en cuenta la accesibilidad respecto a clientes y proveedores, así como para los trabajadores.

Es importante que cuente con los servicios básicos como agua, electricidad y gas, así como aquellos recursos que requiere o necesita la empresa. Finalmente es crucial tener en cuenta la normativa municipal para poder hacer la operación correctamente.