Prepara tus ventanas de cara al verano

El verano cada vez está más cerca, de hecho ya asoma la primavera y con ella comenzarán a llegar las flores, los pájaros… y los temidos insectos. En ciudad este problema puede no parecer muy serio, pero si se vive en pueblos situados en el campo o en urbanizaciones rodeadas de naturaleza, es fácil darse cuenta de lo incómodo que puede llegar a ser.
El calor invita a abrir las ventanas, a airear la casa y a dejar que entre cualquier resquicio de aire fresco. Al atardecer continúa siendo costumbre en muchos lugares abrir puertas y ventanas para que la casa se refresque para la noche, pero esto no es posible si se acaba llenando de mosquitos.
Por eso, ahora es el momento de instalar mosquiteras a medida que protejan las ventanas de la casa, incluso las puertas, permitiendo airear sin tener que sufrir las picaduras de estos bichos que en algunos casos pueden ser realmente serias, como es el caso de los temidos mosquitos tigre.
Estas mosquiteras en algunos casos son fijas, pero esto impide poder asomarse bien al exterior. Por eso, no suelen instalarse más que en determinados casos, como ventanas abuhardilladas que tienen un acceso un poco complicado para poder colocar otros sistemas.
En las ventanas de habitaciones y salones pueden instalarse a modo de doble ventanal, con un marco de aluminio que en lugar de un cristal tiene la tupida tela de una mosquitera. Este sistema es práctico por un lado, ya que permite abrir y cerrar tanto la ventana como la mosquitera o solo la ventana.
En el caso de que se tengan mascotas como gatos o pájaros, estas mosquiteras son también un excelente sistema de seguridad que impide que pueda escapar o caerse por la ventana ya que al estar sobre un marco rígido estas mosquiteras son fuertes.
Pero quizás el sistema favorito de la mayoría de los hogares consiste en la instalación de mosquiteras enrollables al estilo de los estores, que se enganchan en la parte inferior de la ventana e impiden el paso de insectos.
Este sistema tiene muchas ventajas, por un lado es muy económico, ya que sale bastante más barato que un doble ventanal y por otro, solo con enrollarlas tenemos total acceso a la ventana y toda la comodidad que se necesita para limpiar los cristales sin tener que retirar previamente las mosquiteras.

¿El final del PC?

Si estamos atentos a las últimas noticias en el ámbito de la electrónica de consumo, cada cierto tiempo escuchamos que se acerca el final de tal o cual aparato. Ahora le toca al PC. El ordenador personal lleva mucho tiempo entre nosotros. Recuerdo cuando compré el primero hace un montón de años en un centro de informáticas en Rivas Vaciamadrid.
Los ordenadores personales comenzaron a difundirse en los años 80, pero fue sobre todo en los 90 paralelamente al éxito del sistema operativo Windows, como el PC apareció en casi todos los ahogares. Y hasta hoy.
Sin embargo, la revolución tecnológica que hemos vivido en el siglo XXI ha amenazado el futuro del PC hasta el punto de que mucha gente augura su final cercano. Un tal Tim Cook, mandamás de la todopoderosa Apple, ha sido uno de los que recientemente ha sugerido que las tecnologías más vanguardistas como las tablets, terminarán poniendo punto y final a nuestro idilio con el PC.
Bueno, pues permitidme que discrepe. Y no soy el único. Mis amigos del centro de informáticas en Rivas Vaciamadrid también opinan que al PC todavía le quedan unos cuantos años. O décadas.
Es cierto que cuando irrumpió la tablet supuso un boom a nivel mundial. Era un concepto similar al smartphone pero con una pantalla mayor que abría nuevas posibilidades. Pero ha sido el mercado de las tablets el que se ha estancado en los últimos dos años. ¿Por qué? Los usuarios no cambian tanto de tablet como de móvil, con lo que las ventas se han reducido.
En este sentido, resulta curioso que el iPad Pro, la tablet de gran tamaño que Apple sacó para hacer frente al Surface Pro de Microsoft esté resultando un fracaso de ventas. Y era precisamente el iPad Pro el que tenía que ‘acabar’ con el PC…
Mientras haya profesionales que trabajen en oficinas (o en casa) y necesiten ordenadores con pantalla de gran tamaño y de gran rendimiento, el PC seguirá teniendo su lugar. Es cierto que los portátiles y los híbridos cada vez son más potentes, pero al ordenador personal no va ser tan difícil buscarle sustituto a corto plazo.