Tres reglas para conseguir coches de ocasión a buen precio

Cuando se buscan coches de ocasion y se quiere conseguir el mejor precio en un coche de calidad y que esté en buen estado sin importarnos otros detalles como el modelo o la estética del vehículo podemos utilizar tres reglas de oro que nos ayudarán a adquirir un vehículo barato y en buen estado.

1- Olvídate de los particulares. Sí, es cierto que ellos pueden vender más barato en apariencia, pero son un buen ejemplo de que lo barato puede salir muy caro. Si el coche se estropea nada más firmar los papeles te va a costar mucho demostrar que el problema era anterior a la compra, con lo que no tendrás garantía. Sin embargo, en una compra venta siempre tendrás una garantía sobre el vehículo.

Así pues, no es necesario tener más que una avería en el primer año que cubra la garantía de la compra venta para haber amortizado de sobras la diferencia de precio. La primera lección es pues, no dejarse engañar por el PVP sino mirar un poco más allá.

2- Descubre qué marcas se devalúan más con el tiempo. Hay algunas marcas de vehículos cuyos precios se devalúan más. Actualmente, Opel y Citroën se llevan este dudoso honor. Sin embargo, no se trata de marcas que tengan malos resultados sino más bien que sus modelos no son los más modernos ni los que están marcando tendencia en este momento.

Apostar por Opel o Citroën no es mala idea si se busca un vehículo barato y no se quiere pagar de más. No hay más que ver el buen resultado que han dado muchos modelos de estas marcas para saber que no es un problema de sus motores.

3- Busca también colores que no sean muy demandados. Los colores favoritos en España y en el resto de Europa son el blanco, el gris plata y el negro así que evita estos tonos porque los vendedores saben que les resultará fácil colocarlos. Los que menos se venden son los amarillos, los dorados y los naranjas.

Evitando el naranja, que parece estar un poco más de moda últimamente, se puede optar por un modelo en dorado o en amarillo que tendrá menor demanda y sobre el que se podrá regatear más porque el vendedor sabe que no venderá con tanta facilidad. Eso sí, hay que tener la suerte de que aparezcan porque no son muy habituales.