Confía en otros consumidores

Cuando pensamos en comprar un determinado producto que no hemos usado antes y queremos innovar en la cocina generalmente preguntamos a algún amigo o amiga si lo ha probado para conocer su opinión. Nos fiamos del criterio de la gente que conocemos porque sabemos que no hay intereses ocultos en su opinión y que lo que nos van a contar es  la verdad.

Pero cuando llegamos a Internet buscando opiniones de otras personas a menudo sentimos una cierta desconfianza. Esta no está exenta de razón, ya que todos sabemos de casos de personas a las que se les paga por opinar positiva o negativamente de una marca o de un establecimiento.

Esto no se debe de confundir con aquellos que ofrecen a consumidores sus productos gratis para prueba a cambio de una opinión pero en la cual la persona tiene total libertad para decir qué es lo que piensa sin tener que ofrecer una crítica positiva. En cualquier caso, lo adecuado es que en la crítica figure el hecho de que el producto ha sido cedido para su valoración, de modo que los lectores sepan que esa persona no pagó por su compra.

Todos saben que las opiniones en Internet tienen su peso y por ese motivo han comenzado a utilizarlas como arma tanto para mejorar la imagen como para tirar por tierra la de la competencia. Esto es juego sucio en toda regla y muchas veces ni siquiera es responsabilidad de la marca, sino de una campaña de marketing realizada por gente con poca ética.

No obstante, hay lugares en los que todavía se puede confiar en la opinión de los consumidores. Un buen ejemplo son los foros en los que al final es muy fácil detectar a quienes entran con la intención de hacer propaganda positiva o negativa. Otro ejemplo son las páginas como lechera asturiana club en las que los consumidores exponen opiniones y comparten recetas y otras experiencias.

En estos clubs no hay intereses ocultos, sino ganas de participar y que otras personas conozcan las recetas que a cada uno le gusta hacer en su casa y tomar así nuevas ideas para sus platos de cada día. Dado que son páginas de una marca determinada, es lógico que se usen los productos de esa marca, por lo que no se van a ver críticas negativas. A mayores, en este club se pueden conseguir premios y fantásticos descuentos comprando los productos Central Lechera.

El jamón más caro del mundo 

No es un producto barato, pero pocos pueden resistirse… si tienen suficiente dinero en la cartera. El Jamón de Jabugo es uno de los reyes indiscutibles de la mesa, una delicatesen que pone a España en el mapa culinario a nivel mundial, como lo puedan ser también el Rioja, el cava o la paella. Comprar jamon Iberico en Navidad es una de las costumbres más arraigadas en nuestro país. Pero hay jamones y jamones, también de Jabugo…
Recientemente el libro de los récords Guinness certificaba un jamón de Jabugo como el más caro del mundo superando los 3.000 euros. ¿Por qué tan caro? Los procesos en la cría del cerdo y en la producción del jamón son tan específicos que disparan el precio del producto.
Hablamos de una ganadería ecológica que implementa las últimas tendencias y las tecnologías más modernas a un proceso de cría y curación con siglos de historia. Se trata de mantener intactas las tradiciones más arraigadas pero incluyendo aquellos elementos tecnológicos que puedan aportar un plus para que el producto final alcance una cotas de calidad nunca vistas en este tipo de productos.
Por supuesto, hablamos de cerdos ibéricos que viven en libertad en un parque natural bajo la atenta mirada de los criadores. El ecosistema está plagado de encinas, alcornoques y dehesas y el alimento de los cerdos es totalmente natural. Por otro lado, el proceso de curación dura unos 6 años y está sometido a los más estrictos controles de calidad. Así es el jamón ibérico más caro del mundo.
Por suerte para los que no somos millonarios, también se puede comprar jamon iberico por precios más asequibles. Todo el mundo sabe que el jamón ibérico, sea de Jabugo o de otro enclave de prestigio,  no es barato, pero la calidad se paga. El sabor de un buen ibérico es inconfundible y se diferencia muy bien de un jamón común.
Por otro lado, diversos estudios recomiendan el jamón ibérico por delante de otros embutidos y carnes. Se trata de un producto saludable que, obviamente, hay que comer con moderación pero que también es beneficioso para la salud. Y además está riquísimo.

En qué consiste el club de Central Lechera Asturiana

Aunque actualmente tenemos la oportunidad de elegir entre una gran cantidad de tipos y de marcas de leche, lo mejor es que confiemos en las marcas que hemos utilizado durante toda nuestra vida ya que sabemos que, a juzgar por el tiempo que llevamos tomando esa leche, los productos de esa marca son de buena calidad y son perfectos para nuestro organismo. Esto es lo que ocurre con la leche y el resto de productos lácteos como son los yogures y los diferentes tipos de leche realizados en la fábrica de la marca de central lechera asturiana.
Se trata de una de las marcas de leche y derivados lácteos mejor valoradas actualmente. Y esto no se debe solo a la gran calidad de sus productos, aunque sin duda esta cuestión es de máxima importancia y la principal que le ha otorgado dicha popularidad. Pero es que además de ello, la factoría más famosa de la leche cuenta con otras ventajas y es que cuenta con el club central lechera asturiana puntos, un club de socios gracias al cual se pueden conseguir múltiples ventajas.
Hacerse socio del club central lechera asturiana de puntos nos otorga un gran número de beneficios como clientes. Y es que por cada producto que compremos de la marca central lechera asturiana, como pueden ser la leche, los yogures o cualquier producto lácteo realizado con la marca, se podrán conseguir ofertas exclusivas para los clientes más exclusivos. Los miembros del club central lechera asturiana de puntos pueden tener acceso a diversos sorteos realizados por la marca en la que pueden ganar una gran cantidad de premios, además de beneficiarse de grandes ofertas y grandes descuentos exclusivos en productos de la marca central lechera asturiana, pero también con los mismos descuentos exclusivos de marcas asociadas a la central lechera.
Por si eso fuera poco, los socios de club central lechera asturiana de puntos ofrece también grandes alternativas de ocio y de actividades en familia para poder realizar de forma exclusiva y con grandes descuentos para que puedas disfrutar de las mejores actividades con los más pequeños.

Consigue el mejor flan de vainilla en solo tres pasos

¿Te gusta disfrutar de un sabroso flan vainilla como postre o en la merienda? Hacerlo en casa es muy fácil. Te voy a enseñar cómo hacerlo en tan solo tres pasos para que tengas en tu mesa un flan natural, mucho más rico que cualquiera de los que puedes comprar en el supermercado y que además no te dará ningún trabajo.
Paso 1: Los ingredientes. Hay muchas maneras de realizar un flan de este tipo. Esta receta es muy tradicional y no tiene en cuenta las calorías, por lo que no es para todos los días. Pero su sabor vale la pena. Necesitas una lata de leche evaporada, una lata de 400 gramos de leche condensada, extracto de vainilla, media docena de huevos y caramelo líquido.
.Paso 2: La mezcla. Pon el horno a precalentar a temperatura media. En un cuenco pon juntos todos los ingredientes y bate unos segundos de modo que quede bien mezclado pero no se haga demasiada espuma. Para esto, utiliza una velocidad baja de la batidora.
En una flanera a tu gusto vierte caramelo líquido hasta que cubra el fondo y a continuación vierte la mezcla muy despacio para evitar que se mezcle con el caramelo. Hay varios trucos para esto, uno de ellos es dejar que se deslice por una cuchara de silicona.
Ya listo cubre la flanera con papel de aluminio y colócala en una bandeja profunda con agua para poder cocer el flan al baño maría.
Paso 3. La cocción. En un horno convencional el flan tardará aproximadamente 50 minutos en realizarse. Lo mejor es comprobarlo pinchando con un cuchillo, si sale limpio es que ya está cocinado.
Se retira del horno y se deja enfriar sobre una rejilla. Cuando está a temperatura ambiente se desmolda utilizando una espátula de silicona y se mete en la nevera. Este va a ser el paso más complicado, ya que hay que dejar que el flan enfríe durante al menos cuatro horas, siendo preferible que lo haga toda la noche.
Es complicado porque la tentación será muy grande y cada vez que se abra la nevera y se vea ese flan, con su olor a vainilla y su caramelo resbalando por los laterales, las ganas de comerlo serán irresistibles. Te sorprenderá gratamente su gran suavidad y su delicioso sabor intenso a huevo y a vainilla.